Enfoque terapéutico

Todos somos seres humanos, pertenecemos a una misma especie llamada homo sapiens. Y como especie y comunidad tenemos en común que pensamos, sentimos, recordamos y hacemos particípe a nuestro cuerpo de todas nuestras experiencias, desde la gestación hasta la muerte. Como especie compartimos una vulnerabilidad, que para algunos/as puede ser más notable que en otros/as. También todos vivimos experiencias de felicidad y otras de dolor. La mayoría de las veces ese dolor se queda en el cuerpo, escondido, sin que podamos percibirlo pero nos impide vivir en tranquilidad. 

 

El pasado no se puede cambiar ni recuperar. Pero en el presente podemos movilizar recursos, adquirir nuevas estrategias para afrontar problemas, resolver conflictos, sanar las heridas de nuestro pasado, aceptar y aprender con el fin de que nuestro futuro sea diferente y a su vez coherente con lo que sentimos, pensamos, actuamos y deseamos. 

Usualmente un síntoma ya sea físico o psíquico es una señal de que existe un desequilibrio, de que hay algo que sanar y de que hay información por descubrir sobre nosotros y nuestra manera de entender el mundo. Estas señales no son siempre agradables pero tienen una función que si sabemos descifrar encontraremos un tesoro y una caja de herramientas.  Este regalo nos ayudará a deshacer viejos peldaños y a reconstruir nuevos pilares que sustentarán nuestra vida y nos ayudarán a vivir en coherencia, autenticidad y sentido. 

 

Sin embargo, a veces solos o solas no somos capaces de encontrar ese tesoro y necesitamos de un mapa, de una guía que quizá no poseemos pero que quizá posee alguien más. Los y las psicoterapeutas podemos ser estas personas que te entreguen ese mapa y quienes a su vez te acompañen a transitar ese territorio en el que experimentarás momentos de sol y luz y otros de lluvia y oscuridad. Pero yo, como tu acompañante y psicoterapeuta, puedo estar allí para sostener de manera incondicional lo que sientas que no puedas sostener por ti mismo/a.

 

Yo, como psicoterapeuta integradora desde una visión holística elaboro estrategias de intervención que contribuyen a la transformación y crecimiento personal, camino que se construye desde el sentido de vida. Centro el trabajo desde las emociones, desde su historia de vida, desde lo cognitivo conductual y desde el sentido de vida. Al igual que tengo en cuenta el contexto actual de la persona, su ambiente familiar, social, laboral y las relaciones que establece, junto con sus recursos o estrategias de afrontamiento previas y su estilo de vida.  

 

Por este motivo me atrevo a decir que mi perspectiva integradora incluye la visión holística del bienestar del ser humano. El adjetivo Holístico se deriva del sustantivo holismo, que se forma por la raíz griega hólos que significa, en castellano, “total”, “todo” o “entero”. Este fue un concepto desarrollado por Jan Christiaan Smuts en el año 1926, el cual lo describe como “la tendencia de la naturaleza de usar una evolución creativa para formar un todo que es mayor que la suma de sus partes”. 

 

Dicho esto, el bienestar del ser humano, al ser comprendido desde una perspectiva holística, se entiende como la suma del adecuado funcionamiento de cada una de las dimensiones que lo componen. En este sentido, para mí, la salud mental se compone de un equilibrio de sus dimensiones física o biológica, psicológica, social y espiritual.  

Por otro lado, mi enfoque hacia psicología de la alimentación podrá ofrecerte un acompañamiento para sanar tu relación con la comida. También imparto clases de cocina y alimentación consciente.

 

Bibliografía 

 "Holístico". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/holistico/ Consultado: 11 de febrero de 2021, 12:55 pm.